Edward Elric - Fullmetal Alchemist 5 -->

miércoles, 20 de marzo de 2013

Capitulo 24


Capitulo 24: Este es el adiós. 



Narración: Rose.

— Lo lamento, Rose —masculló desviando su mirada— pero, aun hay tiempo para ir.

La sonrisa que se había formado en mi cara se desvaneció en un instante. Me gire hacia él y pregunte:

— ¿Tiempo… para qué?

— Para irme —murmuro mirando al suelo— Yo no planee quedarme. Si me apresuro llegaré al último tren. Lo siento Rose, debo irme. — Se giró y dio un paso al frente.

— Espera —sostuve su mano, él se giró hacia mí y me miró fijamente— Yo… te acompañaré a la estación. Estemos los últimos momentos juntos.

— Claro —sonrió un poco. Dio media vuelta y salió de la mansión.

Permanecí un momento sin moverme. Respire profundo y di un paso al frente. Me detuve. Gire mi cabeza y observe detenidamente todos los objetos, muebles y adornos que habían en mi hogar. Los observe con cariño a cada uno de ellos. De pronto llegaron a mí recuerdos nítidos de mi vida antes de conocer a Richard, esos momentos en los que sonreía solo por hacerlo. Me había percatado de lo muy miserable que era antes. Vivía cada día sin vivirlo. Tan solo era un títere que todos podían manejar, pero ya no más. Todo eso se acabó. Ya no seré el juguete de nadie. Seré independiente. Nadie me controlara. Seré yo misma… y todo gracias a ese chico. Todo gracias a Richard.

Di tres pasos hacia enfrente, gire mi cabeza y eche una última ojeada a la sala, luego salí y cerré la puerta. Richard se encontraba afuera del jardín, yo lo seguí. Ambos dejamos atrás la casa de los Galindo.

En silencio era evidente. Por una extraña razón nuestra atmosfera se había vuelto extraña, como si fuéramos un par de desconocidos. Trataba de entablar conversación pero las respuestas de él eran frías. Llegó el momento en el que el silencio se había mostrado aun más perturbador de lo normal y fue entonces cuando noté por primera vez que sus ojos se habían tornado de un modo distinto. Fue la primera vez que lo veía con esos ojos. Unos ojos tan tristes y solitarios que andan en busca de ayuda sin pedirla. Yo no entendía a qué se debían esos ojos, aunque podía afirmar que no era el momento ni la hora de dejarlo solo. Recordé cada momento en el que habíamos estado juntos, cada instante, cada segundo, todo solo con el afán de recordar algo que me ayudase a apoyarlo. En ese momento lo recordé. Aquel instante en el que conversábamos en el salón, ese pequeño instante en el que solo escuchar una fecha él lloro… ¿Sera acaso que todo tiene que ver con esa fecha? Jale aire y le pregunté:

— ¿Por qué estas triste?

Se detuvo por un momento, abrió la boca por un segundo pero la cerró de nuevo y volvió a caminar sin decir absolutamente nada.

— Espera —acelere— No evadas mi pregunta. No lo entiendes, estoy preocupada por ti.

— No entiendo por qué —respondió fríamente— Estoy absolutamente bien —sonrió

— A pesar de que digas eso yo…

— No pasa nada —interrumpió— Te lo dije, estoy bien.

Claramente sé que está mintiendo. Lo veo en sus ojos. Los veo en su cara. Lo veo en todo. Él no es el Richard que conozco. Él es alguien distinto. Parece tan distante. Que tristeza. Me he dado cuenta que todos estos meses en los que hemos estado juntos no sirvieron nada para que conociera tan siquiera una pequeña parte de él. Yo creía conocerlo, pero veo que no es así. No conozco nada de él…

— Richard… —murmure mientras sostenía su mano y me detenía— ¿Qué pasó el 14 de octubre?

Richard se giro bruscamente hacia mí y me miro con una cara horrorizada. Jaló fuertemente su mano y me miro… con odio. Una lágrima resbalo de mi mejilla tras ver su expresión. Me dolía mucho. Mi corazón me dolía como nunca. Las lágrimas cubrían por completo mi rostro.

— Lo siento —susurre— Disculpa por preocuparme por ti, disculpa por entrometerme en asuntos que no me conciernen, perdóname por…

— No tienes que disculparte —se giro— Conociéndote, sé que no podrías dejar de preocuparte por tus amigos. Me disculpo —Me limpio una lágrima de mi ojo— Comprende, 14 de octubre es una fecha que me ha marcado de por vida. Me trae recuerdos dolorosos. Sufro con solo escuchar esa fecha. Reacciono diferente al acordarme de todo mi pasado, pero una vez te lo dije, yo no puedo contarte nada sobre el. Mi pasado es algo que trato de superar por mi mismo. Perdona el no poder decirte nada.

— Comprender a una persona es más difícil cuando no la conoces. He vivido muchos años tratando de fingir que conocía todo en esta vida, pero siempre viví engañada. Yo no soy perfecta, y lo puedo decir tan libremente ahora. No soy perfecta, y jamás lo seré. Y por puedo decirlo gracias ti —Me limpie las lagrimas que aun fluían en mi rostro— Sigamos, esta es una despedida ¿no? al menos sonreiré hasta el final.

Sin decir más caminamos hasta la estación de autobuses. Tomamos un bus y sin notarlo transcurrieron tres largas horas. Bajamos y nos encaminamos a la estación de tren, la despedida se acercaba.



Narración: Richard

Me acuerdo cuando llegue al norte. Todo era completamente desconocido para mí. El clima, las personas, todo. El norte era tan distinto al este. Pensaba que no hallaría un sitio en este lugar, pero lo encontré. Esta chica me ayudo. Rose sonreía para mí, incluso ahora sonríe como si nada. No puedo creer como una persona puede cambiar por completo tu vida. Pensándolo bien, si puede pasar. He conocido a tres personas que han cambiado mi vida sin darme cuenta: Nicole, Rose y Jaqueline.

Me acuerdo cuando conocí a Rose. No le veía gran importancia, una simple imagen de “compañera de clases”. Fue entonces cuando ella con solo sonreír alegro mi corazón.

“Me llamo Rico Galindo Rose, es un placer conocerte”

¿Sabes cuanto significaron esas palabras para mí? No debes ni imaginarte ni siquiera un poco. Esa delicada sonrisa tuya me volvía loco. Hablarte se volvió lo habitual, tus dulces y gentiles palabras se volvieron una adicción. Mi amor por ti se fue acumulando como no tienes idea. Estaba muy enamorado de ti. Me da miedo admitir que yo solo estoy renunciando a mi felicidad. Me voy del norte, me voy de ti. Este es el adiós.

Llegamos a la estación de tren. El silencio no se había interrumpido desde que subimos a los autobuses. Nos colocamos en el anden en espera del tren.

— No sabia que cualquiera pudiera entrar aquí, si quisiera podría subirme al tren. —Pregunto Rose observando las vías del tren.

— Cualquiera puede entrar, pero no cualquiera puede subir. Necesitaras un boleto para hacerlo, sino te multaran seriamente.

— Creo que era obvio —rio— Parece que llegamos casi al final.

— Si, lo sé.

— Creo que…

— Rose —la interrumpí— Te amo

— Lo sé —me miro— Incluso al ultimo lo dices.

— Claro, no por ser el final dejare de hacerlo.

— Típico de ti.

— Y no es usual que tú no te sonrojes. ¿Te pasa algo?

— En lo absoluto. Tómalo como un regalo de despedida de mi parte.

— Bien. Mi querida Rose yo…

— Señores pasajeros, el tren esta a punto de llegar. Le recomendamos tomar sus pertenencias y prepararse para abordar el tren. Gracias por su atención.

Y así fue, tras unos segundos el tren llegaba a la estación. Las compuertas se abrieron. Algunos pasajeros abordaron el tren rápidamente. Permanecí parado viendo con atención el interior del tren.

— ¿Seguro que deseas abordar? —pregunto Rose mirando el tren con tristeza

Tarde en contestar. Miraba el tren y miraba a Rose. Estaba a punto de caer en un dilema, pero pude evitarlo. Jale aire y respondí.

— Sí. Ya tome mi decisión. —Entre al tren y le di la espalda a Rose

Un breve silencio volvió a formarse. Continuaba volteado sin ver a Rose. Esperando el cierre de las puertas para girarme, pero el silencio era eterno y me ponía nervioso.

— Richard —murmuro de pronto Rose

— ¿Qué pasó?

— ¿Este es el adiós?

Mi corazón dio un vuelco al escuchar esas palabras. Recordé la vez en la que le pregunte a Nicole exactamente lo mismo. Ahora entendía que había sentido ella cuando escucho esas palabras de mí. Era doloroso. Despedirse de la persona que mas quieres en este momento. Sentí un intenso impulso por abandonar todo y regresar con Rose, pero sabia mas que nadie que no podía. Tenia que renunciar a ella. Dejarla ir por la decisión que había tomado. No hare lo que hizo Nicole, me mantendré firme a mis principios y seguiré con lo planeado.

— Sí —respondí— este es el adiós

No escuche ninguna respuesta de su parte. Espere algunos segundos, pero nunca respondió. De pronto escuche las puertas cerrarse. Mi señal de que ya no había marcha atrás. Este era el adiós definitivo. Momento de girarme y ver por ultima vez a Rose. Lo hice. Me di la vuelta. Mi asombro era enorme. Una inmensa alegría inundo mi ser. No podía creer lo que mis ojos veían. Rose estaba dentro del tren.

— No quiero —mascullo— No quiero que todo termine con un simple adiós. Richard iré contigo. Tal vez desconozca tus motivos y tus razones para irte pero sé que necesitas compañía. Seré tu hombro en el cual podrás llorar, por eso… al menos permíteme seguirte por esta única ocasión. Yo…

¿Puedes imaginar que tan feliz me has hecho solo con esta pequeña acción? Espero que sí

— Rose —la abrace con toda mi fuerza— Te amo, te amo, te amo. Me has hecho increíblemente feliz. Gracias… —le di un beso cerca de sus labios

— Richard —se ruborizo

— Esa es la Rose que conozco —reí— Esta es la Rose que tanto me gusta

— Te gusta apenarme ¿cierto?

— En cierta forma. —la solté— Te amo

— …Richard, yo…

— No digas nada. Debo prepararme para la verdadera lucha.

— Sí, yo te acompañare para lo peor.

— Gracias —sonreí

— Por cierto

— ¿Qué ocurre?

— ¿A dónde vamos?

— … Al lugar donde todo comenzó —susurre—… vamos al este.

**********

Cortito el capi pero bueno espero que les guste, tarde mucho en publicar la novel jeje y no tengo excusas. Bien saludos a todos y espero sus comentarios. 


5 comentarios:

  1. UUYYY SII tardastes one-chan
    pero porfin aki el capi
    y ke tite!!

    me falto en leer la narracion de richard
    pero como ando corriendo lo dejo para mañana XD

    ResponderEliminar
  2. Gracias por las felicitaciones!
    Me encantó el capítulo! Fue una mezcla de tristeza y alegría, ya quiero leer el próximo!
    Saludos y que tengas una linda semana :D

    ResponderEliminar
  3. hay que alegria la ultima parte donde habla richard

    hhooo pense que era el final jajaja
    que super!!
    que emocion!! :D

    ResponderEliminar
  4. Hola Gaby! Tenés un premio en mi blog :D http://residentefriki.blogspot.com.ar/2013/03/premio_22.html

    ResponderEliminar